Volver
ObtenerFoto

Nos vemos en Medellín

Huracán y Atlético Nacional igualaron 0-0 este martes, en el partido de ida de los octavos de octavos de final de la Copa Libertadores de América jugado en el estadio Tomás Ducó, en Buenos Aires. El desquite se jugará el próximo martes 3 de mayo.

En un partido discreto, trabado y con mucha marca, ninguno supo sacar ventajas, por lo que ambos llegarán en condiciones similares a la revancha, en la que Atlético Nacional será el local, pero Huracán podría desequilibrar en caso de igualdad global si anota por lo menos un gol en suelo colombiano.

El desquite se jugará el próximo martes 3 de mayo en el estadio Atanasio Girardot, en Medellín, y el ganador de esta llave se cruzará en cuartos de final con el vencedor de la serie entre Rosario Central y el brasileño Gremio.

[También te puede interesar: “La cuarta, ¿será la vencida?”]

Tanto el equipo argentino como el colombiano protagonizaron un partido trabado, con mucha contención de los dos lados, y abundante en fricción y lucha en la mitad de la cancha.

Dentro de ese panorama, Bogado y Fritzler trabajaron a destajo en el mediocampo local, mientras que Pérez y Mejía hacían lo propio por el lado visitante.

Franco Armani, el arquero argentino del Atlético Nacional, convertido en definitiva en figura, intervino desde temprano para salvar su valla ante un remate de Montenegro que amenazaba entrar en su escuadra derecha, y el elenco colombiano respondió con un buen desborde de Copete y el centro para Berrío, cuyo cabezazo salió al lado del vertical.

En ese primer tiempo se mostró un poco más ambicioso Huracán, pero el local carecía de variantes y se tornaba repetitivo con los pelotazos para Wanchope Abila, que solía caer en posición adelantada o era bien marcado por los centrales colombianos.

En la segunda parte se vio una notoria mejoría de Atlético Nacional, que empezó a ganar el control del balón y obligó a un mayor protagonismo del arquero local, Marcos Díaz, que debió salir para atorar a Berrío en una escapada solitaria rumbo al gol, y luego actuó con seguridad ante un misil de larga distancia de Guerra que buscaba colarse por encima.

[También te puede interesar: “Fritzler dice que Huracán buscará “hacer historia en Colombia”]

Con el ingreso de Ibarbo, los colombianos ganaron en profundidad y velocidad. Tal es así que Fritzler debió arrojarse a sus pies para despejar cuando el delantero se aprestaba a enfrentar a Díaz.

Ya cerca del final, otra vez Ibarbo arrastró las marcas con potencia y asistió a Pérez, que disparó apenas por encima del larguero, y aunque a Huracán todo le costaba más, estuvo muy cerca del triunfo en un tiro libre, cuando Mancinelli tomó un rebote y remató a quemarropa pero Armani salvó el invicto de Atlético Nacional en la Copa.

El empate terminó por sentarle bien a un duelo parejo, con un Atlético Nacional que intentará sellar la serie en Medellín, pero no podrá confiarse ante un Huracán acostumbrado a lidiar con situaciones adversas, y que ya le arrancó hace una semana un empate en el Atanasio Girardot.