Volver
distefano

Mereció más que un empate

En esta sección de Código Quemero, un periodista identificado con el rival de turno analizará el desempeño de Huracán en cada partido. En esta oportunidad, el 1 a 1 ante Colón de Santa Fe, en el Cementerio de los Elefantes.

El equipo comandado por Néstor Apuzzo sin duda alguna debió irse de Santa Fe con algo más que un punto. ¿La victoria? Posiblemente.

Durante los primeros 45 minutos del cotejo, el partido fue parejo, entretenido por momentos, en donde se podía observar a un Huracán queriendo salir por abajo pero de manera muy lenta y un Colón que si apuraba al rival, tenía todas las de ganar.

Mientras pasaban los minutos, Marcos Díaz se hacía más dueño de los palos visitantes, debido a la floja participación de sus compañeros defensores y Abila llegaba al arco que custodiaba Jorge Broun pero sin resultado positivo.

Ya en el complemento se podía esperar dos cosas, una, que el que salga a definir el partido con más ritmo sea el equipo local y segundo; que Huracán sea el encargado de llevarse el mundo por delante y poder abrir el su camino en el partido.

Con todas las fichas tiradas, pasó lo segundo, donde se vio otro Huracán, con más compañerismo, más idea de juego, más ritmo futbolístico, en donde el gol del empate estaba al caer, después de varios intentos en donde la figura del uno Sabalero impidió que la pelota termine en el fondo de la red, apareció una jugada en donde Montenegro fue uno de los que participó al abrir un poco más el juego y a los 16´ del complemento, David Distéfano estampó el gol del empate en el Brigadier López.

Las claves del Huracán de ayer fueron dos. Primero, el gran arquero Marcos Díaz, quien siempre estuvo atento a cada remate y jugada individual del Sabalero y en algunas oportunidades hasta se anticipó. Y la otra, es la remontada del 10 del Globo, Daniel Montenegro, porque cada llegada que Huracán tuvo en el segundo tiempo fue gracias al experimentado jugador.