Volver
223331

El Coco que unió dos barrios

Oscar Pablo Rossi, más conocido en Parque Patricios y alredores como Coco Rossi, fue un delantero de excepcionales condiciones técnicas que tuvo el privilegio de brillar en, las décadas del 50 y 60, en Huracán y San Lorenzo, nacía hace exactamente 85 años.

Coco llegó a este mundo un 27 de julio de 1930, en un hogar de la calle Colonia, en Parque de los Patricios, ese barrio de tango al que le cantaron tantos poetas siendo el menor de tres hermanos. Sus comienzos fueron en clubes del Bajo Flores como Piñeyro y Sol de Mayo.

En 1945 se fue a probar a Huracán y quedó con edad de quinta división, debutando en Primera División en 1950, en el triunfo por 4-3 ante Quilmes, en un equipo donde estaban, entre otros, Héctor Ricardo, José Vigo, Alejandro Armoa, Octavio Caserio, Juan Figueiras y Enrique Cerioni, entre otros. Coco Rossi, quien, según los memoriosos, era un especialista en tirar caños,’ pasó en préstamo a Racing Club en 1954 donde jugó solamente nueve partidos y señaló dos goles, compartiendo equipo junto a futbolistas como Juan José Pizzuti, Natalio Sivo, Pedro Dellacha, Juan Carlos Giménez y Rogelio Domínguez, entre otros.

oscar rossi

En 1955 regresó a Parque de los Patricios y vistió la camiseta del Globo hasta 1960, año en que pasó a San Lorenzo de Almagro, donde llegó para reemplazar a otro crack como fue Omar Higinio García. Con la camiseta del Ciclón formó parte de una brillante delantera junto a Héctor Facundo, Miguel µngel Ruiz, José Sanfilippo y Norberto Boggio. Rossi fue pieza fundamental del subcampeonato que el Ciclón obtuvo en 1961.

En su gloriosa trayectoria supo vestir la camiseta del seleccionado argentino, nada más ni nada menos, que en la opaca experiencia del Mundial Chile en 1962, donde jugó un solo partido, en el triunfo ante Bulgaria, por 1-0. Tras su paso por San Lorenzo, su fútbol viajó a Colombia, donde actuó en Atlético Nacional de Medellín (1965) y después a Perú, en Sporting Cristal (1966).

De regreso a la Argentina se integró a Almagro, en el ascenso, donde jugó 9 partidos y marcó un gol. Para culminar su trayectoria retornó en 1969 a Huracán, su primer amor.

También fue director técnico de San Miguel, Platense y Argentinos Juniors.

Falleció a los 82 años el 5 de septiembre de 2012.