Volver
PMws-23099424-Vivas

El Ducó festejó los 70 años en el mismo lugar

El 7 de septiembre de 1947, Huracán jugaba su primer partido en el estadio Tomás Adolfo Ducó, que lleva ese nombre en homenaje al presidente más destacado de la historia del club.

Se trató de un encuentro válido por la fecha 20 del Campeonato de Primera División y, según las crónicas de la época, ese día hubo una convocatoria de 80.000 espectadores en el flamante estadio de la avenida Amancio Alcorta y Luna, en el porteño barrio de Parque de los Patricios.

En esa jornada,el “Globo” le ganó, con tres goles de Juan Carlos Salvini y uno de Heraldo Ferreyro, a Boca Juniors por 4-3 (los Xeneizes descontaron a través de Mario Boyé en dos ocasiones, y de Pío Corcuera).

El estadio de cemento de Huracán, también llamado “El Palacio”, reemplazó a la vieja cancha de madera que se levantaba en un terreno alquilado, que tenía capacidad para 12.000 espectadores.

Aquel viejo estadio de madera, que llevaba el nombre de Jorge Newbery en homenaje al pionero de la aviación argentina y también ex presidente de la institución, estaba ubicado cerca de la denominada “Quema”, un predio de Amancio Alcorta y Zavaleta, donde desde 1873 un trencito llevaba la basura de los barrios de Buenos Aires para su incineración.

Allí, Huracán se consagró campeón en 1924 y 1928, con figuras de la talla de Mario Fortunato, Cesáreo Onzari (el autor del gol olímpico), Juan Saldías, Juan Scursoni (que luego sería periodista deportivo), Carlos Nóbile y Juan Pratto, entre otros.

El 22 de noviembre de 1942 el “Globo” jugó por última vez en ese estadio, que fue desmantelado para iniciar el nuevo proyecto apoyado en un crédito de 700.000 pesos concedido por el Gobierno Nacional.
El primer partido en la nueva casa fue el 7 de septiembre de 1947 y así el nuevo estadio de Huracán fue el quinto de cemento luego de los de Independiente, Boca, River y Banfield.

Empero, la inauguración oficial del predio ubicado en Alcorta y Luna llegó dos años más tarde, ya que fue presentado el 10 de noviembre de 1949 en un partido ante Peñarol, de Uruguay.

En cuanto a Ducó, presidente “Quemero” en los períodos 1938-1945, 1948 y 1952-1954, fue también interventor de Lotería Nacional y Casinos, presidente de la empresa Costera Criolla y de la Liga Argentina de Básquetbol, y falleció el 31 de enero de 1964.

El estadio lleva su nombre desde el 23 de septiembre de 1967 y pese al paso del tiempo se conserva impecable y está considerado como uno de los mejores del país.