Volver
20969018

¡Despertate Globo!

“Ya no hay más margen de error”. Sí, perdón, esa frase ya la usé. “Se necesita un cambio urgente”. No, está muy quemado en Huracán. “En las malas mucho más”. Pf, estoy cansada de escucharlo. “Que se vayan todos, manga de inútiles”. No, es muy fuerte para una damita. “Ganan todos menos Huracán”, la digo todo el tiempo. “Los dirigentes son unos terribles pelotudos, sino, no se entiende”. Epa, con esa boquita decís mamá? (Señora, si me escuchara en la cancha, no pensaría que fui a un colegio de monjas).

Disculpeme, señor lector, no tengo cómo titular ni el presente ni esta nota. Más me preocupa no poder titular el presente de Huracán, les soy sincera. Es todo nefasto, es todo triste, es todo doloroso. Termino con el corazón roto todos los fines de semana. Cuánto más hay que aguantar?!?!?!?!?!?!?!? Huracán está en la cuerda floja. Esta película la vimos doscientas veces. No quiero pensar en el final. No quiero. El corazón se me desgarra de sólo pensarlo. Mi condición de enferma por Huracán me obliga a pensar que las cosas van a tomar su curso –más tarde que temprano- pero lo va a hacer al fin. Que Apuzzo se va a ir, aunque sea tarde. Que vendrá un técnico que acomodará un poco este equipo. Que meteremos los goles casi hechos que normalmente nos erramos. Que van a rajar a ex jugadores que ya NO suman. Que van a sacar los egos del plantel. Que la dirigencia va a empezar a hacer las cosas bien. Bueno, pará, me calmo, me parece que tanta tristeza me hace delirar.

Este fin de semana vi cómo volvía Tévez al equipo que le dio de comer y que le dio todo para que triunfe, y, no te voy a mentir, sentí envidia. Algo mal debemos estar haciendo para que nadie quiera venir ni volver. Ver cómo todos ganan, duele. Pero ver cómo te dan vuelta un partido que tenías para liquidar en el primer tiempo, es desgarrador. Hay que hacer una fuerte autocrítica. Aceptar estas derrotas y acostumbrarse, es el primer paso al fracaso. No más preguntas, señor juez. Tengo el alma hecha pedazos. Despertate Globo, la re puta madre.