Volver
Screenshot_20171122-142444-01

El podio: Poné a Brazenas

El Globo le ganó 1 a 0 a Vélez y lo superó en la tabla de promedios. Repasamos los rasgos destacables de un significativo triunfo obtenido por los de Alfaro.

Ilusión, alegría, garra, seguridad. Póngale la palabra que usted quiera, lo cierto es que el equipo de Alfaro contagia y lo muestran las tribunas: ni el horario ni el clima influyen, la gente acompaña. Enfrente un condimento más: Vélez. Está claro que no son clásico (y qué lejos están de eso), pero será un partido significante por algunos años más, mientras la herida siga abierta.

Era fundamental ganar. Mucho más que seis puntos: había que pasarlos para hundirlos en el barro. Y Huracán lo hizo (de yapa, superamos también a Patronato). El penal de Bogado alcanzó para ganar, aunque no para evitar el sufrimiento del final, más propio del sentimiento del hincha que por lo ofrecido por la visita en ataque.

La mancha fue la lesión de Wanchope. El cordobés se desgarró; y, seguramente, se haya despedido ayer mismo del Ducó. Sólo queda soñar con otro regreso: volvió a cumplir.

Oro: Aparecieron los líderes.

Díaz respondió, Nervo no erró, a Araujo no lo pudieron pasar ni una vez, Bogado raspó (y se encargó del penal) y Toranzo hizo jugar.
La diferencia en el partido de ayer estuvo ahí, en la experiencia de un plantel y otro para jugar estas finales.

Fundamental que sigan de esta manera. Sobre todo por los tres partidos que restan jugarse este año.

Plata- Sigue subiendo

Los triunfos inflan la confianza, pero sobre todo inflan el promedio. A pesar de la gran campaña realizada hasta el momento, recién ayer el Globo dejó de ser el quinto de abajo en los promedios. Quedaron atrás Patronato y Vélez. A seguir así, que muy cerca están Tigre y Belgrano. Basta de sufrir.

Ah, perdió Boca. Dato ¿irrelevante?

Bronce: Pussetto

Como ya hemos dicho, en este espacio intentamos no destacar un rendimiento individual para no caer en la redundancia de todos los análisis hechos post-partido. Sin embargo, el momento de Pussetto merece otra mención especial.

Si a Espinoza se lo vendió por 5 palos euros (que podrían haber sido más si no fuese por egoísmos) y se lo comparó con HOUSEMAN por usar la 7; ¿cuánto vale Pussetto, enconces? ¿Y con quién hay que compararlo?