Volver
IMG_20180401_223726

El semáforo: Hasta siempre, René (Banfield)

El Globo no pasó del empate ante el Taladro, en un partido especial que sirvió como despedida del eterno 7.

Dos partidos completamente distintos tuvieron lugar en el Palacio Ducó. El primero, fue un trámite para que pasen los minutos. El segundo, comenzó a los 8 de la primera etapa.

El viernes santo fue testigo del minuto de silencio más respetuoso que haya retumbado en Parque Patricios, pero también del minuto de aplausos más emotivo; cuando el reloj de Trucco evidenció que iban 7 minutos del juego. Medias bajas en los jugadores del Globo, que por un momento cumplieron el sueño de todos: fueron un poco como René.

Capricho del destino, o quizás del Loco (que “justo” se fue un 22); Huracán recibió el día de SU despedida al único club de la Primera División que comparte los colores de su amado Excursionistas.

Nada volverá a ser igual: habrá siempre un lugar vacío en la Alcorta. Las muestras de cariño quizás sean insuficientes, pero sirven para apaciguar el dolor.

Hasta siempre René, serás eterno en cada historia y una porción del Ducó bien llevará para siempre tu nombre.

Verde: un rato de fútbol

Alfaro ha repetido hasta el cansancio que Toranzo y Montenegro no pueden aguantar 90 minutos. Coincido. Pero creo que la presencia de, aunque sea, uno de los dos, es sano.

El segundo tiempo Huracán buscó asociarse mientras los dos talentosos tuvieron aire. El desgaste por el ritmo los fue apagando y se fueron diluyendo; pero ese ratito de lucidez bastó para que el Globo llegue al empate.

Amarillo: el físico.

Llama la atención cómo superan físicamente a Huracán en los últimos minutos del partido. Alevoso.

No pasa por un tema de edad: desde Damonte, hasta Pussetto; cada jugador parece arrastrarse en el tramo final del partido. Está claro, no son ellos los culpables.

Cuando hacen un esfuerzo de más, se lesionan. Basta con repasar la lista de lesiones musculares del equipo. ¿Es el preparador físico el que falla?

Rojo: otro más, y van…

La tranquilidad del Globo en ambas tablas, minimiza el error (no la bronca). Pero, ¿si de nuevo era en una final?

Trucco demostró (nuevamente) que no está a la altura de la primera división.