Volver
(Crédito DyN)

¿Por qué Domínguez?

Ya no sé cómo definir el semestre que pasó Huracán. La imagen que dejamos ayer es la muestra clara de lo que pasó desde que ascendimos: no pudimos concretar, no pudimos inflarnos, no pudimos aprovechar, no pudimos convertir. No pudimos nada. Salimos a comernos crudos a los amigos de Colón, y después, la nada misma. El corazón ya no aguanta tanto sufrimiento. El corazón se me quiere salir por la boca, mientras me pregunto “por qué Domínguez? POR QUÉ?!?!?!?!?!?!?!?”. No es que diga que Domínguez tiene la culpa de que Wanchope se haya perdido un par de goles, ni que tenga la culpa que Toranzo no active y su nivel roce el amateurismo, ni que tenga la culpa que el Rolfi no haya hecho prácticamente nada desde que llegó, ni que tenga la culpa que tengamos lesionados. Digo que, la historia, podría haber sido otra si trataba los últimos cinco minutos del partido con un poco más de profesionalismo. Digo esto porque, el Rolfi, siempre se destacó por ser el tipo de los goles de tiro libre. Y en el arco, ayer, había un arquero improvisado. Ay, Globo, si te viera el gran Ringo Bonavena, estaría repartiendo un par de correctivos sin dudarlo ni un segundo…

Se va cerrando un semestre para el olvido. En el torneo local hicimos agua, en algunos casos dimos pena, en otros casos, no tuvimos suerte. Sea como fuere, doy gracias que se vislumbre un descanso para poner las cosas en claro. Huracán debe trabajar arduamente para lo que viene: es menester dejar los egos de lado. Sobre todo, y desde mi humilde opinión sin ser una experta en el tema, para los que se queden, habrá que trabajar en lo físico. Si ven los partidos de Huracán, van a ver que en la mayoría nos quedamos sin piernas. La comisión directiva deberá trabajar, de una vez, seriamente, por los refuerzos. Y habrá que limpiar sin dudar a los que no sumaron nada.

Todavía falta un largo trecho, pero ver al Globo tan abajo, me quita energía. Usted vio cómo es esto? Si a Huracán le va bien, por arte de magia o por un milagro, la vida se ve toda de otra manera. Cuando al Globo le va bien, a todos nos va bien.