Volver
21151185

Noche de gloria

El plantel de Huracán festejó la obtención de la Supercopa Argentina con un gran número de hinchas que se hicieron presente en el Tomás Ducó.

“Palo, palo, palo, palo bonito, palo eh…” se escuchaba en las inmediaciones de Amancio Alcorta y Luna cuando el plantel salió al balcón del Tomás A. Ducó para festejar junto a una multitud de hinchas el trofeo conseguido, luego de vencer el sábado por 1-0 a River Plate en San Juan.

En medio de la celebración, Eduardo Domínguez, uno de los más exultantes, dejó la Supercopa Argentina a un lado, tomó el micrófono y pidió una ovación especial para el DT de Huracán, quien estuvo inmerso en los últimos días en una serie de rumores que lo enfrentaban con su ayudante de campo, Gabriel Rinaldi. “El hombre más ganador e importante de la historia del club, se llama Néstor Apuzzo”, gritó el capitán y el público estalló. El Cabezón, chocho.

En medio de todo el jolgorio por el festejo del título que dejó atrás rápidamente la eliminación de la Copa Libertadores de América en la fase de grupos, tras ser goleado como visitante el martes último ante Mineros de Venezuela por 3-0, Patricio Toranzo se mostró esperanzado por el futuro: “Ahora hay que ocuparse de lleno con el torneo. Estamos para defender la historia de Huracán, lo hemos demostrado dentro la cancha no solamente con palabras”.

Por su parte, el “Guardián de la Quema” o simplemente “San Marcos Díaz”, timidez mediante, también llevó la batuta de la celebración siendo uno de los oradores más ovacionados de la noche. “Muchas gracias a todos, de parte todos. Este grupo va a seguir dejando la vida por esta camiseta”, tiró entre una lluvia de aplausos.

La particular celebración se debió a que el Globo jugará sus próximos tres partidos como local a puertas cerradas por una sanción impuesta por el Consejo de Seguridad, a causa del enfrentamiento entre barrabravas y la policía ocurrido en la previa del partido ante Tigre.

La palabra de Marcos Díaz de cara a la gente: