Volver
san-lorenzo-huracan-copa-superliga

El clásico barrial más importante del fútbol argentino terminó en cero

: Huracán se llevó el domingo un valioso empate en su visita a San Lorenzo en el estadio Nuevo Gasómetro, tras jugar media hora con un hombre menos en partido de ida por la primera fase de la Copa Superliga.

La serie más esperada de la primera fase, el clásico San Lorenzo- Huracán, saldó su primer capítulo sin goles, un resultado que le sentó mejor al “Globo”, debido a las circunstancias en que se dio: el equipo de Antonio Mohamed no solo jugó de visitante, sino que contó con un hombre menos durante la última media hora de partido.

Además, de los dos el que llegaba con mejor presente era San Lorenzo, líder del Grupo F de la Copa Libertadores y a un paso de certificar su avance a octavos. En contraposición, Huracán lleva cosechado apenas un punto en el Grupo B del certamen continental -cayó 4-0 ante Cruzeiro en la semana- y se encuentra al borde de la eliminación.

A nivel local, los clásicos rivales han tenido más pesares que alegrías, incluidas sendas pérdidas de seis puntos por irregularidades económicas. Por las apelaciones de ambos clubes, la sanción no será aplicada hasta que el fallo quede en firme. De suceder esto último, el “Ciclón” terminará en el sótano de la tabla de la Superliga y Huracán podría perder su boleto de la Copa Sudamericana de 2020.

El conjunto de Jorge Almirón tuvo algo más de tenencia en la primera etapa, pero careció de profundidad y apenas inquietó al arquero de la visita, Fernando Pellegrino (el paraguayo Antony Silva, habitual titular, ocupó un lugar en el banco).

En el arranque del complemento, el “Globo” tuvo sus mejores minutos, pero entonces emergió la figura del arquero local, Fernando Monetti, para mantener el cero: el exarquero de Atlético Nacional de Medellín mandó al córner un remate del colombiano Andrés Roa, y ahogó el grito de gol en dos ocasiones a Norberto Briasco.

La expulsión por doble amonestación del defensor visitante Lucas Merolla cambió el rumbo de las acciones: Huracán se refugió más atrás y San Lorenzo prácticamente monopolizó la pelota, pero no tuvo cambio de ritmo y jamás superó a un rival firme pese a su inferioridad numérica.

Por eso no sorprendió que el público del Ciclón silbara a su equipo una vez que el árbitro Fernando Espinoza pitara el final. Lo único positivo para San Lorenzo fue que su rival no convirtió, teniendo en cuenta que en la Copa Superliga se aplica la regla del gol de visitante en caso de igualdad en puntos y en tantos. La revancha se jugará en el estadio Tomás Adolfo Ducó, el viernes.

“Es un punto que sirve, ahora tenemos que definir de local. Fuimos un equipo compacto, estamos contentos”, se sinceró Briasco; en tanto Fabricio Coloccini, capitán del anfitrión, señaló: “Fue un partido duro, tuvimos ocasiones en el primer tiempo, en el segundo no tanto. Creo que fuimos superiores, pero no pudimos llevarnos el resultado”.

En La Plata, Banfield se hizo fuerte ante un deslucido Estudiantes y cortó una racha de cinco partidos sin victorias con un gol del juvenil Julián Carranza, a los 29 minutos. El “Taladro”, dirigido por Hernán Crespo, se quedó corto en el marcador, ya que estrelló dos remates en los palos.