Volver
barrios2

El clásico de barrio se define en el Palacio

Huracán y San Lorenzo protagonizarán un esperado desquite en el partido que anima la segunda jornada de la Copa de la Superliga argentina.

El primer chico en el Bajo Flores terminó en un empate sin goles, por lo que Huracán tendrá ahora la ventaja de la localía en el desquite. Pero tampoco podrá confiarse, porque un empate con goles le dará la clasificación al elenco azulgrana, ya que en ese caso pesarán doble los goles anotados como visitante.

El clásico asoma como un ultimátum para Antonio Mohamed, quien tomó las riendas del ‘Globo’ tras la partida de Gustavo Alfaro a Boca pero no pudo mantener los buenos resultados de su antecesor. Por el contrario, apenas pudo ganar 2 de los 16 encuentros que disputó, una situación que lo ha dejado en la cornisa.

La precaria situación en la Copa Libertadores, con apenas un punto en cuatro partidos en el Grupo B, y una eliminación en casa frente al archirrival eterno podrían marcarle la puerta de salida al Turco Mohamed, mientras que un triunfo le dará un respiro importante.

Del otro lado, y después de una paupérrima campaña en la Superliga local, Jorge Almirón encontró alivio en la Copa Libertadores, con San Lorenzo casi instalado en los octavos de final. El conjunto azulgrana ha derrochado entusiasmo y despliegue, aunque la poca puntería en el ataque le ha hecho sufrir más de la cuenta en sus últimos encuentros.

El ganador del choque entre Huracán y San Lorenzo se enfrentará en octavos de final con el vencedor de la llave entre Independiente y Argentinos Juniors, que vienen de protagonizar un atractivo primer partido con triunfo 3-2 para los ‘bichos colorados’, aunque los Diablos Rojos serán locales en el desquite y podrían pasar con un triunfo por la mínima.