Volver
ObtenerFoto (1)

“Sólo pensé en llorar y mirar al cielo”

Huracán derrotó contundemente 4 a 0 a Lanús en condición de local, pero todas las miradas se las llevo Alejandro “Kaku” Romero Gamarra, que una vez que convirtió el gol, se emocionó dedicándoselo a su madre. “Sólo quería levantar los brazos y dedicárselo a ella” dijo el 10.

Alejandro Romero Gamarra sin dudas está pasando uno de sus peores momentos personales, como todos sabemos, hace poco sufrió el fallecimiento de su madre; y quería volver pronto al gol para poder dedicárselo a su madre, todos los compañeros lo ayudaban, pero se le negaba. Ahora la pregunta es ¿un gol le sanaba la herida que le dejó su madre? Sí, claro está, tras poder romper el maleficio, lo gritó con alma y vida y se rompió en llanto. Miro al cielo, alzó sus dedos y con los ojos llenos de lágrimas se lo dedico a su querida madre.

Tras una gran asistencia de Fernando Coniglio, el Kaku la acarició de zurda y la puso junto a un palo de Monetti, al finalizar el partido, el ‘10’ de Huracán explicó: “Sólo quería levantar los brazos y dedicárselo a ella. Apenas entró la pelota, sólo pensé en llorar y mirar al cielo. Somos muchos hermanos, y ella era todo para nosotros. Hace mucho que necesitaba esto”. Se lo veía muy emocionado frente a las cámaras y no era para menos, su festejo fue dedicado a su mamá, Gladys, que iba siempre a alentarlo en el Ducó. Y agregó: “Estaba tranquilo porque siempre tuve el apoyo de mis compañeros y el cariño de la gente. Estoy muy contento, hace mucho que lo estaba buscando”.

En este tiempo en el que Romero Gamarra estuvo mal, influyó mucho Alfaro, fue un padre para él, lo aconsejo siempre de la mejor manera, supo en que momentos guardarlo y en cual mandarlo al campo de juego; sobre el entrenador opinó: “Alfaro me apoyó en este momento tan duro para mí. Me bancó y me dio la confianza necesaria. Le agradezco mucho por eso. Fue muy sincero. Me dijo que cuando me viera bien me iba a volver a poner y lo hizo”.