Volver
IMG_20171121_113227_310

“Vamos a intentar despedirnos dentro de la cancha”

La peor noticia llegó a Parque Patricios, se confirmó la lesión de Wanchope Abila en el aductor derecho, un desgarro grado 2 que lo dejará entre tres y cuatro semanas afuera de las canchas, por lo que es difícil que se despida de Huracán jugando.

“Sentí que se desprendió algo, no podía seguir caminando”, afirmó el 9 luego de la lesión.

Una vez que finalizó el partido, la victoria de Huracán pasó a un segundo plano, todos los ojos se centraron en Wanchope Abila y en la preocupación de lo que le había sucedido. Hoy se realizó estudios y tiene un desgarro grado 2 en su aductor derecho, que le imposibilita volver a las canchas al menos por 21 o 28 días, por eso, parece una utopía que vuelva a ponerse la camiseta de Huracán y el cierre del segundo ciclo sea un hecho. Haciendo referencia a la lesión, el cordobés afirmó: “No sabíamos qué iban a arrojar las imágenes, salió desgarro en el aductor, ahora a recuperarse”.

Al Globo se le vienen encuentros cruciales, rivales directos en la pelea de abajo, cerrará el año frente a Chacarita, Patronato y Belgrano en Córdoba. Ábila tiene contrato con Huracán hasta en 31 de diciembre, luego será jugador de Boca, pero es muy difícil que se despida del conjunto de Parque Patricios sumando algún minuto más, haciendo hincapié en esto, el 9 soltó: “Lo normal serían 21 días, o un poco más. Vamos a intentar despedirnos dentro de la cancha, es la idea. Uno no se imagina terminar así. Uno está ilusionado con jugar porque la gente me demuestra mucho cariño y uno se lo quiero devolver dentro de la cancha. Esperemos que se pueda cumplir mi etapa jugando”.

Para finalizar, el delantero contó también, que sintió en el momento de la lesión: “No sabía qué era, si sentí que se desprendió algo. Algo raro, no podía seguir caminando, me di cuenta que había algo”. Y a su vez, añadió: “Con bronca pero también felicidad porque se ganó y el equipo sigue mejorando. Uno se quiere despedir jugando y convirtiendo”.